sábado, 14 de mayo de 2016

Características de los delfines de río

La denominación “delfín de río” es el término con el que se conoce a un pequeño conjunto de cetáceos de pico largo, que se encuentran en ríos como el Ganges, el Amazonas, el Yang-Tsé, el Indo y La Plata.

Delfín del río Amazonas
Delfín del río Amazonas

Tipos de delfín de río
  • Delfín del Indo: De color marrón grisáceo, con la parte inferior más clara. Habita en Pakistán. Su peso aproximado es de 90 kg. Su periodo de gestación es de 10 meses. Vive cerca de 30 años.
  • Delfín del Amazonas: Se le conoce también como boto. Se encuentra en Sudamérica. Puede pesar hasta 130 kg. De color gris azulado oscuro, y rosáceo por debajo. Su periodo de gestación está entre 10 y 12 meses.
  • Delfín del Ganges: Conocido también como Susu, es de color marrón grisáceo, con la parte inferior más clara. Vive en Nepal, India y Bangladesh. Su peso aproximado es de 90 kg. Su periodo de gestación es de 10 meses. Vive cerca de 30 años. Es prácticamente idéntico al delfín del Indo.
  • Delfín de La Plata: Se le conoce también como Franciscana. Habita en la costa sudoeste de América. Puede llegar a pesar hasta 52 kg. Es de color marrón, más claro por debajo. Su periodo de gestación es de 11 meses. Puede llegar a vivir hasta 16 años.
  • Delfín del Yang-Tsé: Denominado también delfín blanco, de aleta blanca o Baiji. Reside en China. Su peso puede rozar los 230 kg. Es de color azul grisáceo y blanco en el vientre. Su periodo de gestación es de aproximadamente un año.


Características del delfín de río

Los delfines de río poseen ciertas peculiaridades que les diferencian de los que viven en los extensos mares. Los delfines del Amazonas son los únicos cetáceos con distintos tipos de dientes. Los de la mitad de la zona superior son cónicos, pero los situados más atrás se tornan más redondeados. Esto se debe a que han sufrido una adaptación en base a su alimentación, ya que no solo comen peces, también ingieren cangrejos y  pequeñas tortugas de agua.

Otra singularidad es la de los delfines del Indo y del Ganges, que son prácticamente ciegos, tan solo son capaces de distinguir la luz, pero no perciben figura alguna.

El sonar que poseen todos ellos los hermana con sus compañeros de agua salada, permitiéndoles acceder a su alimentación y "ver" los obstáculos que encuentran en su camino.

Los delfines pequeños se quedan con su madre durante varios meses y generalmente los grupos que se forman no van más allá de diez individuos, incluso no es inusual localizar a delfines solitarios.

La influencia del ser humano en la vida del delfín de río

Como casi siempre, cuando aparece el ser humano tiende a desestabilizar y a influir negativamente en el entorno. Con estos animales no es una excepción y ven su hábitat cada día más reducido, además de que muchos quedan atrapados en las redes de los pescadores.

Su salud tampoco es buena, ya que distintos estudios han demostrado la acumulación en su organismo de pesticidas y otras sustancias tóxicas provenientes de los vertidos de las fábricas y de las aguas residuales que llegan al río. Todo esto unido a que los delfines tienen gran dificultad en metabolizar elementos tóxicos, hacen que estos animales corran un gran peligro de desaparecer.

El delfín del río Yang-Tsé es el más amenazado, incluso a finales de 2006 se le dio por perdido, pero en el verano del año siguiente se avistó de nuevo algún ejemplar.

Delfín del río Yang-Tsé
Delfín del río Yang-Tsé o Baiji
Este delfín ocupaba todo el río cuando fue visto por primera vez en 1918. Pero desde que la industria llegó a China se le empezó a capturar para utilizar su grasa, su carne y su piel. También mueren por la pesca, por las explosiones subterráneas y por los choques con los barcos. Actualmente están protegidos, y hay organizaciones que exigen más control y medidas para evitar su desaparición definitiva en los próximos años.

Según una antigua leyenda, este delfín es la reencarnación de una princesa que se ahogó en el río. Ojalá que su espíritu sea capaz de mantener en este planeta al baiji y a todos los demás delfines de agua dulce. Ojalá algún lejano día, no sean tan solo otra leyenda.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario